domingo, 10 de agosto de 2008

La diferencia.

¿Cuál es la diferencia entre "lástima" y "lastima"? R= El tamaño.

En la vida hay diferentes formas de adquirir material "inelectual" (música, software, películas...) la más conocida es robar. México es el segundo (o tercer) país en el mundo en cuanto a piratería se refiere (solo después de China y creo que Thailandia). No es algo de lo que me sienta orgulloso, pero bueno, es parte de nuestro modo de vida, sería muy fácil aventurarme a decir que el 95% de la población ha usado (que no adquirido) algún producto "similar". Acá habrá que preguntarse el porque ya que los lugares donde se venden este tipo de productos están plenamente identificados, incluso he visto a los servidores de la ley (policías) adquiriendo también productos piratas... y en mi opinión tiene un trasfondo político de tipo placebo o de otra manera ¿por que no se detiene? Yo creo es que ya que la piratería al no pagar aranceles es muy barata, por lo tanto, el "poder adquisitivo" de las personas parece ser mayor del que en realidad es.

Al pueblo pan y circo.

Voy a poner un ejemplo. Un disco de música "original", con 11 canciones cuesta alrededor de $150.00. Acá en la fayuca (o en el metro del DF) un disco con MP3 el cual contiene la discografía completa (120 temas) del mismo artista y que a los oídos normales suena igual, vale la módica cantidad de $10.00. Osea, podemos comprar 15 discografías completas en vez de un solo disco con 11 míseros temas, de los cuales solo saldrán 4 como sencillos y los demás son basura.

Una de las maneras (la correcta, siempre que se trate de material "propietario") para conseguir un trabajo intelectual es esa: trabajar, ganar dinero y comprar lo que se necesite. Esto es casi nulo en nuestro país. Ya quisiera vender el MixUp en un domingo lo que vende una sola tienda de la fayuca en lunes.

Pero me estoy desviando del tema. A lo que voy: Hay otras dos maneras de conseguir cosas, una es de manera "gratis" y la que nos interesa es conseguirlas de manera "libre". ¿Cuál es la diferencia?. Bueno, las cosas gratis nos cuestan de alguna u otra manera, por ejemplo la programación de la televisión. Un programa de 30 minutos tiene en realidad 15 minutos (o más) de comerciales, las televisoras "se cobran" el ofrecer un programa (regularmente mediocre) mostrando publicidad. Otro ejemplo de algo gratis es cuando una edecan, ofrece bocadillos en el super, osea, lo que quieren es que conozcas el producto y después lo compres. El último ejemplo es el spyware, donde bajas un programa por ejemplo el iMesh (programa parecido al Kazaa y al Ares que sirve para bajar música en P2P), y trae add-ons (Gaim) los cuales monitorean las actividades del usuario incauto para fines (en el mejor de los casos) comerciales.

Con las cosas que se obtienen "libres" eso no sucede. Todo es transparente. Específicamente hablando de software existe la licencia llamada OpenSource (en música se llama Common Arts) la cual dice que el software es libre de copia y que además se debe distribuir con el código fuente. Este tipo de software hace poderosísimo a un programa, ya que alguien con los suficientes conocimientos puede meterle mano, osea que todo programa es suceptible de mejora (y personalización) y si la comunidad que lo soporta es grande, mayor garantía de seguridad tenemos. Hablando de seguridad ¿quién me asegura que lo que "dice" que hace güindous es todo lo que hace? Igual esto ya es paranoia... pero no se puede saber y solo podemos confiar en la palabra de maicrosoft.

Esto es lo que me trae hasta acá. Software de calidad (la mayoría de las veces con mayor calidad que el de código propietario), libertad de modificarlo como me venga en gana, aunque el 95% de las veces no tenga idea de como hacerlo, pero para eso es esto: aprender.

2 comentarios:

Pequeña capitalista dijo...

Hay un cuate que se llamá la Morsa que es de los pocos programadores-ciros-pera-loca mexicanos que conozco que se dedican a hacer software libre y a promoverlo. Tiene unos programillas cotorros para hacer photomosaics, tenía uno de las flans

Fire_tony dijo...

Me recordó a la plática que dio Richard Matthew Stallman en la UNAM.

Te faltó decir que el software libre es perfecto para la educación ya que, además de tener bajo costo (o nulo) el código está abierto para que puedan verlo y entenderlo. Un profesor también puede explicar qué hace cada parte de un programa gracias a esto.